miércoles, 28 de diciembre de 2011

¡FELIZ NAVIDAD!...a veces.

Quiero empezar deseándoles a todos mis lectores FELIZ NAVIDAD de corazón, He estado muy ocupado con mil cosas y no he podido terminar todas mis tarjetas a tiempo, solo las de los amigos, que son prioritarias y esas como ya sabéis no las pongo aquí.
Espero que vosotros hayáis tenido una cena de navidad divertida o al menos tranquila, la mía estuvo bien sin ser nada del otro mundo y pudo haber estado mucho peor.
Me desperté un poco depre y de mal humor, hacerme mayor no me afecta psicologicamente hablando, pero lo de la soledad lo llevo peor. Por suerte me llamaron algunos amigos por la tarde y con eso y una ducha parece que enderece el carácter y disipe el mal humor. Aún no tengo del todo claro el porqué de levantarme así. Supongo que cada vez soporto menos las hipocresías y a esto que llaman Navidad, que solía ser la época  que mas me gustaba, ya ni lo reconozco y casi no tengo ni con quien compartirla. Del latín Nativitate; nacimiento de la vida en ti, no esta puesta al azar en el calendario, ya los antiguos celebraban las fiestas de equinoccio. Es el momento de la renovación. Las cenas de todo tipo son un baremo de lo bien que lo has hecho ese año, de ver si tienes con quien compartir y por que razón que te valga . Es el momento de retomar fuerzas, pero necesitas a los que te rodean como ellos a ti, por mas duros e independientes que se crean. Esto no va de regalar cosas, sino de por que o a quien se las regalas. Y si regalas algo que se note que aprecias al que se lo regalas. Opino que los regalos son como las criticas, si no vas a decir nada agradable o constructivo mejor no digas nada. Puede que no hagas bien a nadie pero tampoco le harás mal. Siempre es agradable que se acuerden de ti pero esas cosas no se pueden imponer, deben salir de la otra persona, espontáneamente y debes crear motivos en tu vida para que se acuerden de ti, sin embargo, no puedes esperar nada de nadie, es triste pero si te sorprenden no tienen precio. Generalmente el viejo quid pro quo funciona bastante bien, tanto que hasta te dice de quien no deberías jamás esperar nada y con quien no deberías perder el tiempo y el esfuerzo.
Tampoco encajo bien lo de que por aclamación popular tenga que estar Feliz. Pues mira por donde, no tengo demasiadas razones para estarlo. Pero alguna queda, 3 llamadas de teléfono y un correo de respuesta, un par de mensajes de móvil y mi mundo recobro sentido. La esperanza, y no me refiero a la presidenta de la comunidad autónoma de Madrid, es muy terca, al menos tanto como yo. 
Ya casi no me queda familia que felicitar, por diferentes razones no todas ellas relacionadas con fallecimientos. Solo me queda la otra familia, le de la gente a la que yo escojo y que me escoge, a veces y a menudo me pregunto por que, no soy mal tipo pero yo no me escogería. Supongo que algo debo de haber hecho bien, eso o que doy mucha pena. Pero no creo que sea por pena, dejaría en entredicho algunas (mas de una) malignas reputaciones de mi entorno que, me consta, están siendo labradas con mucho esfuerzo. En mi opinión inútil e innecesario esfuerzo, hay otras formas mas directas, pero como todas las iniciativas respetables. 
Lo de las reputaciones fundadas funciona como las dietas que no se hacen bien, esta a la vista de todo el mundo, solo te engañas tu, y te puedes pasar la vida sacando pecho y metiendo estomago con el consabido riesgo de asfixia, total para nada. Es mejor aceptar que eres como eres y, si se puede, tratar de ponerle solución. Y el símil no es gratuito, hace poco tuve mi cena de amigos y comprobé que todo el mundo notó que baje peso y que me puse mas cachas. (Tenia que decirlo.) pero no lo digo por orgullo propio que también lo tengo, me limito a dejar constancia de que me lo repitieron mucho. Para mi lo único importante es que estaba allí, con gente a la que quiero y que me quiere compartiendo el momento, recordando a los ausentes, y simplemente riéndonos y comentándolo todo. tal vez alguno de vosotros me diga ¿y que? pues que yo no tengo muchos momentos así en mi vida, lo cual hace de ellos que sean aun mas importantes y mas especiales. Y ahora es cuando me dan uno de mis arrebatos de querer a todo el mundo, tenedme un poco de paciencia, yo soy así, soporto estoicamente los malos humos de los demás. así que lo demás pueden para variar devolverme el favor. y ni siquiera están a mi lado con lo que de bueno y de malo conlleva, para ellos ; ) ademas reconozco que mis cariños son un poco cabroncetes, herencia paterna al igual que la poesía y la rima popular autodidacta.
Que de cosas buenas y malas me han pasado este año, en especial en estos últimos seis meses, algunas me han cambiado la vida radicalmente. Algunas me han hecho llorar de impotencia y otras subir hasta el mismísimo  cielo. He cerrado círculos y he abierto algunos nuevos con previsión de cerrarse a largo plazo, espero que no mucho y por si mismos. Y he conocido gente, otra de mis tareas pendientes, con algunas de esas personas me siento como si los conociera de siempre, nada mas alejado de la realidad, pero es gente genial a la que no solo lamento no haberla conocido antes, ademas no imagino afrontar el futuro con ese vacío  La gente que te hace sentir así es como las gotas de rocío. escasa y efímera. Yo poseo la enorme fortuna y el inmenso honor de no solo haber conocido a una sino hasta cuatro personas de esas características y me canta el instinto, del que me fío mucho, que no me voy a arrepentir de haberlo hecho. Solo espero que ellas no se arrepientan de conocerme a mi.

Feliz Navidad, pues, pero de verdad, de la del renacimiento y el gozo interno. No de la otra, solo acta para  borregos obesos sin mas aspiraciones de llenar la barriga, o el ego, con el sacrificio de una cocinera o cocinero como en mi caso y convertir un símbolo en mierda en todas las variadas acepciones que la palabra posee. Esos tienen una compañía que no merecen, y una suerte que ni imaginan, entre otras cosas porque no tienen imaginación. Pero no soy quien para juzgarlos y tampoco quiero hacerlo, tan solo aspiro a que se aparten de mi camino para siempre bajo pena de que los aparte yo. Este año aprendí que ser un buen tipo no esta reñido con saber lo que quieres y no significa estar apollardao sonriendo a todo como un imbécil. 
Ser bueno y ser bobo son dos cosas distintas, también tenemos inteligencia y carácter, sabemos que queremos, como lo queremos, como no lo queremos y con quien lo queremos. El quién es especialmente importante, Y a partir de ahí tan solo se trata de ir rellenando huecos. Ahora solo me gustaría aprender, como demonios ayudas a alguien que no quiere ser ayudado, a alguien que te acepta con una mano y te retira con la otra o a alguien a quien tan solo puedes limitarte a escuchar. 3 casos diferentes. 3 personas diferentes, mi impotencia la misma, mis deseos de poder solucionar todos sus problemas también similares.
Sus reticencias y desconfianzas hacia mí, aunque de forma soslayada, igualmente similares. Pero ese reto lo dejo para el año que viene, hasta entonces espero que solucionen sus cuitas con el mundo y logren confiar mas en mí. mis mejores deseos a todos ellos y Feliz Navidad.

No hay comentarios: