jueves, 10 de noviembre de 2011

Sir Ram y Bautantrix



Hoy os traigo uno de esos trabajos que me doy el lujo de hacer solo por que quería hacerlo. Su finalidad era terminar estampada en una camiseta y así lo hice con la ayuda de mi colega Toni. La camiseta en cuestión hace ya años que pasó a mejor vida, pero anda que no me la puse veces ni nada. El tema no es original pero si icónico, una constante en mi vida que mis mas allegados saben bien que me apasiona. ¿que me repito? pues si; pero como todo el mundo con su propio tema. El valor, me entusiasma el valor, esta es posiblemente su expresión mas tópica, pero hay valor hasta en las decisiones mas simples que afrontamos cada día. No todos lo tenemos y aunque lo tengamos, va y viene. A mi me gusta esforzarme en tenerlo, para no morirme en un rincón esperando que sucedan las cosas, hay gente que esperara a que termine el trabajo duro para recoger mis frutos. Bueno a veces pasa y a veces lo consiento pero no se lo aconsejo a nadie, soy bastante critico con eso y tengo mas mala baba que el 8º pasajero. Volviendo al tema; la lucha del Héroe y el Dragón.  Mi preferida, no conozco una forma mejor de ejemplificar la lucha diaria con lo que nos supera. Algunas de estas luchas duran toda una vida y son tan personales que ya no puede vivir el uno sin el otro de manera que indistintamente de quien sea el vencedor su contrincante le seguirá pues ya nada lo retiene aquí. Da igual lo grande que halla sido tu dragón, la gente te terminará olvidando, así que las razones solo al heroe competen, la mayoria pensará que es un loco o un idiota suicida, unos pocos que es muy valiente, y aún a otros les dará lo mismo con tal de que les quite el problema de encima, en caso contrario serian capaces de pactar con un dragón. ¡jeje! Ilusos.
Aquí tenemos a nuestro valiente caballero de brillante armadura, Sir Ram McNamara. El paladin que casi nadie quiere pero que, en general, casi todo el mundo necesita. Lo sé, me he sentido así a menudo. Es un caballero arruinado, ni siquiera posee un escudero y su caballo lo ganó en justa lid. Nadie lo cobija, como mucho lo soportan pero todo el mundo va a buscarlo cuando lo necesitan pues nadie duda de su buen hacer en asunto de armas. Y el no solo necesita comer, también debe herrar a su caballo, mantener su equipamiento, alimentar su espíritu. Sin la lucha, Ram no es nada. Ademas nobleza obliga, el código de caballería le impide negar auxilio. Un caballero puede aguantar varios días sin alimento pero ni cinco segundos sin honor. Así que acudirá al llamado y luego arreglará cuentas, Total si muere, conservará su honor y ya no importará su estomago. A veces se maldice a si mismo por ser así, por estar siempre solo, por no querer que nadie sufra la mas que predecible suerte que le aguarda en alguna parte de su tortuoso camino, por que no sabe vivir de otra manera, pero siempre conserva una luz interior que le susurra que eso es lo correcto, eso acalla sus fantasmas y le ayuda a seguir.

Y aquí el problema a resolver en toda su escamosa gloria. Bautantrix. Complicado nombre, pero es el que mas se acerca a la pronunciación de una difícil lengua como es la de los dragones. Ademas a sus agudas mentes les divierte vernos mal pronunciar sus nombres mientras nos preveen inferiores. Salvo honrrosas excepciones su grandeza de espíritu solo es exterior. Son horrorosamente engreídos pero nadie puede negarles su valor. Incluso las torpes crías, en el improbable caso de que se hallen solas y desamparadas son duras de pelar. aunque no un reto, al fin y al cabo son niños. Pero Bautantrix no es ninguna cría desvalida, solo un gigantesco estómago que alimentar nada acostumbrado a que sus presas se le revelen Pero le gusta que su comida se resista, también se aburre y un chico necesita acción de vez en cuando. Se ha enterado de que esos piojoso aldeanos se han buscado a un soldadito. Totalmente divertido ante la perspectiva de enfrentar a otra de esas cosas metálicas ambulantes que terminan por derretirse entre gritos acude raudo a su cita. Ademas el escarmiento servirá para granjearse otra remesa de alimentos directamente a su caverna. Destruir aldeas es divertido y mantiene a los aldeanos ocupados en reconstruir y temerosos de reincidir pero no se puede abusar del recurso porque si no plantan cosechas no pueden alimentar al ganado y se acabo el alimento.
Pero esta vez es para su asueto personal y para la corrección del pensamiento libre. Esta claro que les ha dejado descansar demasiado. Hace una pasada de reconocimiento a gran altura para no alertarlos tan pronto. Nadie advierte su presencia asi que realiza un picado sobre la granja mas grande de la comarca el fuego los mantendrá ocupados. Ya cerca del suelo extiende las alas y mientras planea a una velocidad de vértigo para su tamaño, abre sus fauces y de una certera llamarada destruye el edificio principal. pero de repente algo no marcha bien. su fino olfato detecta un fuertísimo olor a salitre y ¿azufre? La casa revienta y la onda expansiva lanza al poderoso Bautantrix contra una pared rocosa. Esta muy desconcertado y a él no le gusta el desconcierto, es mas lo enfurece, ahora es personal. reacciona justo a tiempo de esquivar una andanada de flechas bastante extrañas, se han incrustado en la roca. Un dolor agudo lacera su cola y observa espantado que un astil de acero ha perforado sus escamas. Por segunda vez en la misma noche lo asalta el desconcierto y un ansia de marcharse solo acallado por su orgullo. Toma altura y reconoce el terreno en busca del soldadito. Este está en medio del descampado solo y lo aguarda cubierto con un gran escudo de metal. Astuto revisa los alrededores, recelando de otra treta, no la haya así que se dirige a cumplir su venganza. 
Ram lo espera de pie, su mano enguantada aprieta el astil de su lanza. tiene la boca un poco seca y el estomago encogido. pero su mente esta clara. solo tendrá una oportunidad, la explosión podria haberlo malherido pero solo era para enfurecerlo y enturbiar sus mente. su orgullo haria el resto. No podía poner mas trampas, o no vendria de frente, sigue siendo un dragón muy taimado, y no es bueno menospreciarlo. Mientras lo ve venir, como congelado en el aire, no deja de admirar a su adversario, sus movimientos, sus formas, la enrevesada certitud de sus actos. Siente respeto y lamenta tener que acabar con algo tan bello. En otras circunstancias tal vez hubiese encontrado un espíritu afín, pero ahora solo ve como se abalanza sobre el la muerte mas espantosa y bella que nadie jamas enfrentó. 
De súbito un torrente de fuego cubre su campo de visión, levanta el escudo y resiste, es un buen escudo especialmente forjado para la ocasión mas no resistirá siempre, es fuego de Dragón y eso aun no hay material que lo resista, pero su escudo de momento se esta portando, aunque empieza a recalentarse. Debe  lograr resistir hasta que se agote la llamarada y aprovechar para asestar una certera lanzada bajo el vientre, de atrás hacia adelante para sortear la cabalgadura de las escamas. Ademas debe acertar con el sitio o no le dará en ningún órgano vital.
Bautantrix esta cada vez mas desconcertado y furioso pero por alguna extraña razón que no acaba de comprender este tipo le cae bien. Muchos otros ya hubiesen sucumbido y eso que estarían parapetados tras alguna roca, pero este lo espero de pie en un descampado, sin trampas ni tretas (un error desde su punto de vista) y aguanta como un autentico campeón tras ese escudo que esta resistiendo de momento los embates de sus llamaradas. Nota mental, después matar al herrero. Pero primero hay que terminar con este, simpático o no es peligroso, esta aguantando y eso da ínfulas al resto. Si persiste con su aliento esta seguro de poder acabar con este molesto problema pero se le acaba la exhalación y los fluidos tardan un tiempo en reponerse, no tendrá otra llamarada hasta dentro de un rato, pero es absurdo pensar que un alfeñique como este pueda acabar con su vida, El es Bautantrix, ya acababa con ejércitos cuando apenas había aprendido a volar. Esto no sera un problema.
Y aquí se queda este relato, si, lo sé, eso no se hace. Pero es que esta es la escena. Cada cual debe decidir como desea que termine. Los personajes principales fueron hechos a lápiz y coloreados a lápiz acuarelable, el resto de la escena así como algunos detalles, como la cornamenta de Bautantrix y la llamarada, están realizadas directamente en el pc por medio de la tableta gráfica, y Sí, el fondo también lo hice yo con la tableta gráfica, me lo preguntan siempre.
Pues esto es todo; espero que os guste tanto como me gusto a mi hacerla, aunque dudo que os apasione del mismo modo que a mí. Pero si existe alguien que me lo haga saber y el próximo dragón lo compartimos.Por mi honor
Est sularis oth Mithas. Mi honor es mi vida.


No hay comentarios: