lunes, 31 de octubre de 2011

TOOMPAA


Os traigo un personaje que creé para un juego de vampiros contra hombres lobo, no he tenido tiempo de hacer el dibujo pero quería que hoy estuviese colgado. Así que disculpad y otro día le añado el dibujo. Está en primera persona, y poco a poco nos cuenta su vida. Espero que os guste. Solo una cosa, se que en las sabanas no hay lobos, Licencias creativas, pero por la misma regla de 3 lo demás tampoco existe así que tan solo leedlo y disfrutadlo.

Hace un par de siglos que las sabanas de África me vieron nacer.
Como humano fui un gran cazador, no había nadie como yo en mi tribu ni en ninguna otra tribu de los alrededores. Solo Toompaa era capaz de detener, únicamente con las manos, a un rinoceronte en plena carrera.
La gloria era mía y podia optar a la mano de mi amada Maïa.
Pero tanta gloria no pasa desapercibida. La tribu de los Sibiri reto a la de los Mugharu, su campeón contra el de ellos,osea yo. El objetivo coger el Colmillo del Destino. Un tesoro que se hallaba en las entrañas del monte Kuhalala en pleno territorio de lobos.
Pero lo que los Sibiri no dijeron; era su intención que yo ganara la competición pues una antigua y oscura maldición pesa sobre. El Colmillo del Destino, tocarlo significa un billete sin retorno a la no-muerte y además los lobos del monte Kuhalala No son normales, triplican en tamaño al león mas grande y fiero de los alrededores y le pueden seccionar el cuello a un elefante sin problemas.Resumiendo; Gané, toqué el Colmillo del Destino y si como humano era como una montaña ahora como licántropo soy una cordillera.
Al principio no podía reprimir mi furia ni volver a mi forma humana cosa que aproveche para acabar con los Sibiri, con todos, ganado incluido.Me di cuenta de que no podía volver a la tribu, aunque me aceptaran temía hacerles daño. Así que velé por ellos a distancia, rondando el poblado. Desde lejos los vi crecer, multiplicarse y morir hasta que ya no reconocía a nadie. Ya no podía desposar a Maïa y comprendí que debía marcharme. Un misionero,el padre Esteban, descubrió mi secreto se apiado de mi y me enseño a leer, a escribir, a rezar y me enseño a calmarme, a luchar contra el Lobo, me mostró todo el bien que podía hacer y como alcanzar mi redención.
Después viaje por todo el mundo, aprendí a dominarme para poder regresar a mi estado primigenio por medio de otras técnicas.
Ahora vivo solo, como uno mas y siempre que puedo evito matar humanos, tengo un estricto código de honor que me prohíbe atacar a los mas débiles. No hallo gloria en ello.
Sin embargo apenas he empezado a aprender a dominarme, no siempre es posible, a veces, el truco falla. Y cuando el truco falla mi victima puede ser cualquiera. Lo único que puedo hacer entonces es reconducir mi furia hacia algo constructivo\destructivo, ósea que si hay que matar algo ¿porque no matar algo vil, detestable, sin moral, ni honor y presuntamente inmortal?.
Así fue como empecé a matar vampiros.Los odio casi tanto como a los Sibiri cuyo brujo, Chekala, planeo todo y, ¡sorpresa!
CHEKALA SIGUE VIVO.
Es un vampiro y a seguido todas mis andanzas. Por eso su magia solo servia para si mismo y todos le tenian miedo. Lo descubrí hace apenas un par de semanas durante una de mis cacerias. Despues lo investigue usando mis contactos.
No soy la única mala bestia suelta por haí, hay clanes mas grandes que mi antigua tribu.
Desde entonces tengo su olor metido en la cabeza, no podria perder su rastro aunque quisiera.

Ahora la caza es PERSONAL.


No hay comentarios: