miércoles, 17 de agosto de 2011

Lo que da de si un libro de anatomía comparativa.


Mi primer proyecto serio como dibujante fue, como sabrán los más allegados, el cortometraje TERNS. Una historia de Dragones, de cómo nacieron, dominaron, luego cedieron, perdieron y fueron cuasi exterminados y sobrevivieron hasta nuestros días. Eso era lo que pretendía contar en un cómic, pero como todo en esta vida, luego se complico innecesariamente hasta límites insospechados por culpa de terceros y de la ingenuidad del novato, y acabe haciendo un cortometraje que más parecía un anuncio publicitario. Lo cierto es que es tan primerizo que me da palo enseñarlo, así que lo dejaremos para otro día en el que tenga menos reparos y supere mi timidez. Pero no todo fue malo y aprendí mucho de aquella experiencia cosa por la que doy gracias a Dios.
Sin embargo; la primera opción que era hacer un comic, duerme el sueño de los justos en un cajón dentro de una carpeta esperando salir algún día junto a huestes de sus congéneres que aguardan el advenimiento. Hubo una intentona de sacarlo en tiras de prensa, pero no dio fruto alguno. De momento y hasta que ese día llegue solo guardo un montón de recuerdos que ahora quiero enseñar, en parte para no traicionarlos ni traicionarme a mí mismo.

La cosa es que en pleno proceso de documentación, el equipo creativo, ósea yo y otro, encontró un libro de anatomía humana y animal comparada. Aquello fue para mí como encontrar el Santo Grial, mirando en las alhacenas. De repente descubrí un medio de dar verosimilitud a seres que estaban conformados con el material de los sueños, recordar al público asistente que era un rookie y aprendí a dibujar por mis propios medios, también vimos en un libro de arte un cuadro dantesco y absolutamente increíble que a fecha de hoy no sé quién es su autor o como se llama la obra, en el que aparecía una pila de cráneos humanos. Sumamos dos y dos, y nos dijimos y si ilustramos la masacre de dragones de un modo tan espeluznante que justifique una guerra épica (que originales ¿verdad?). Debo decir que la segunda intención perseguida en esta obra es que no la protagonizasen humanos, (ya metidos en harina….) así que decidimos hacer una pila de cráneos de Dragón.
Advertencia a navegantes, sí; son cuatro cráneos diferentes clonados un montón de veces, y no, no fue vagancia, yo quería hacer mas pero el departamento de diseño y maquetación, ósea el otro, insistió en la futilidad de tal empresa, ya hace tiempo que fue despedido. Una recreación del cuadro fue dejada de fondo como homenaje a la obra y fuente de inspiración.
Son cráneos de machos cabríos y corderos, a los que se les han insertado caninos y sí, un solo molar de carnívoro por el lado visible, ¿Qué puedo decir? una mala tarde la tiene cualquiera y en la pantalla y a bulto no se notaba, de hecho acabo de destripar mis propios oscuros secretos.
Luego un poco de Tunning caprino, abombar el cráneo y ponerles mas cuernos, con perdón de sus señoras. se adereza con cuervos ET VOILA! un holocausto a la carta que costo un rato hacerlo y se vio en pantalla menos de un segundo. Para reproducir la logica indignación por parte de los dragones se recurrió al cuadro original, tal cual, al que tan solo se le añadió siluetas de dragón planeando sobre la masacre, se podría haber dibujado pero yo solo me ocupaba del guión y de los dragones, del resto me desentiendo.
Pero por aquel entonces y ahora también me siento bastante satisfecho con el resultado, hace ya 12 años (+/-) de esta aventura.
Esa es la historia y a continuación el resultado que espero sea de vuestro agrado. Ronda de gominolas al que haga la critica constructiva mas acertada.










No hay comentarios: